jueves, 31 de mayo de 2007

Cuando los estímulos disparan metáforas


Hoy estoy impactada por la cantidad de material y estimulación que estoy recibiendo en el viaje por la Web2. En otro lugar escribía que tanto el corto de casa tomada como el recital de Nacha Guevara son disparadores de ideas, recuerdos y sentimientos. Pero como todo esto es mucho y puede remitirnos a tantos temas (lo social, la educación, la libertad, etc.) voy a elegir solamente la canción de los patitos feos porque creo que identifica a toda una generación y a la vez sigue teniendo actualidad ya que plantea lo difícil que es poder comprender y acompañar a un sujeto en su metamorfosis de crecimiento y de conocimiento. Ayer justamente escribía en el blog de Daniel I. Krichman que lo que siempre de algún modo me irritó de las instituciones educativas es ese "deber ser" con el que los docentes en mi tiempo nos taladraban el cerebro. "Debes ser prolija, una niña no puede subrayar así, eso no es de nena" y otras brutalidades por el estilo, donde además lejos de señalar los obstáculos para que sean superados generalmente se descalificaba y se etiquetaba al sujeto. Aunque parezca increible en la actualidad todavía hay prácticas y discursos que circulan de manera semejante y hay docentes que creen que "hacer las cosas bien" es cumplir con todos los pasos obligatorios de una currícula y no importa cómo. Así siempre el sujeto se pierde y el deseo por el conocimiento se mata. Pero por suerte los patitos feos de la escuela en muchos casos se convierten en cisnes. Va el link de la letra: Fuimos los Patitos Feos.

lunes, 28 de mayo de 2007

Se inaugura entre lo dicho

Me gusta entre lo dicho porque supone retomar y rescatar de lo dicho y de lo oido todo aquello que se dice y no se dice con lo dicho. Aunque parezca un trabalenguas en los dichos de mis compañeros de ruta hay mucho de lo mío, como en ese vagón de objetos perdidos, y espero encuentren en este espacio y en mis escritos algo también para compartir y recuperar. Aquí estoy con mi hija, que en ese momento tenía un mes, viajando hacia Mar del Plata, lugar que amo profundamente y que me llena siempre de felicidad. Me gusta el viaje que estamos transitando y como señala la consigna paso a relatar mi experiencia con los trenes.
Hola a todos.
Tardé un poco en subirme porque el equipaje de recuerdos y espectativas que me genera un viaje en tren es bastante grande. Me gusta mucho viajar, por el medio que sea, y en especial los trenes me recuerdan mi infancia y los momentos más felices de mi vida. Cuando era niña vivía a metros del tren de la Avenida San Martín (Bs. As) y ahí nomás nos juntábamos a jugar en la calle y a andar en bicicleta con mis amigos. También recuerdo los viajes a José Marmol cuando iba a ver a mis abuelos, el tren en esa época no estaba electrificado y tardaba una hora. Durante ese tiempo consumía uno de los panes madrileños que compraba en la estación todos los domingo para la abuela ya que ella decía que eso le recordaba su tierra. Más tarde supe ir en otro tren sintiendo ese sabor pero en tierra española y me acordé mucho de este recorrido tan familiar. Para terminar vivo actualmente frente a una estación (la de Floresta) y cruzo todos los días la barrera cantando la farolera cuando llevo a mi hija a la escuela. En fin, como dice otra canción infantil, "viajar en tren es de lo mejor..."
Saludos a todos y buen viaje.